© 2019 minzerph

Durante la realización de ese trabajo conocí las Profecías de las tribus de indios americanos en las que se habla de la llegada de un Nuevo Tiempo en esta Era Solar que se caracteriza por la Paz, la Unión, la Renovación del Tiempo y de la Vida y la Transmisión de este Legado hacia y desde las nuevas generaciones de Seres Humanos.

La representación simbólica de dicha Unión del Águila desde América del Norte y el Cóndor desde América del Sur, se materializa en el Ecuador, el Vórtice de la Tierra, el Punto Cero en el que se centra y gira la Energía Crística y desde el cual se sintoniza e irradia al planeta.

El Águila es el Mensajero entre la realidad y el sueño y simboliza la Unicidad. Y el Cóndor, el ave que vuela más alto simboliza la trascendencia de la dualidad y El Tránsito entre la vida y la muerte.

Y es aquí que ligamos la entrada en la Simbología del Colibrí en una de sus manifestaciones como Ave del Paraíso con una leyenda procedente de la selva Amazónica Peruana en la que se dice: “En una ocasión el colibrí estaba pensativo mirando al cóndor la altura que tomaba en sus vuelos y viendo que él no podía volar a esas alturas y además quería poder ver a Dios de cerca.

Un buen día se acercó sigilosamente a un cóndor y se montó en su lomo y cuando el cóndor empezó a volar hacia el cielo y llegó a lo más alto del firmamento, el colibrí pensó: “ahora es la mía”. Cogió fuerzas y comenzó a volar más hacia arriba y consiguió ver a Dios y charlar con él. De vuelta se subió de nuevo en el cóndor y regresó a la tierra. Y por eso es el animal más inteligente del Planeta y que ha conseguido hablar con el Creador.

Carmen de Leon Morgado.
 

1/3